Lesiones frecuentes en pádel

Lesiones frecuentes en pádel: cuáles son y por qué tratarlas

El pádel se ha vuelto un deporte muy popular desde hace unos años. Pero, ¿qué sucede cuando comienzan las caídas o los dolores? En este artículo de Vivendi indagaremos acerca de las lesiones frecuentes en pádel, cómo se producen, cuáles son las causas que las predisponen y por qué es importante trabajar en su prevención y rehabilitación.

Al día de hoy, el pádel cobra relevancia como un espacio de divertimento, un deporte que une amigos y hasta se juegan torneos. Pero las lesiones ocurren muy a menudo. Hay factores propios del deportista que actúan como predisponentes y otros que dependen de las condiciones físicas del lugar.

Como factores intrínsecos se encuentran: la edad, el tipo de alimentación, la falta de entrenamiento o preparación física, el deterioro propio del cuerpo. También es imperioso conocer si el deportista ha sufrido lesiones en su vida y cómo se ha recuperado de ellas. El estrés, la motivación y la ansiedad también juegan un papel fundamental para el deporte.

Por otro lado, los factores extrínsecos como las condiciones climáticas, el estado del campo de juego y el tipo de equipamiento pueden contribuir a generar lesiones.

¿Cuáles son las lesiones frecuentes en pádel?

El pádel puede generar muchas lesiones en diferentes partes del cuerpo. Es imprescindible trabajar en la rehabilitación de cada una de ellas junto a especialistas. Si no se curan correctamente, se repetirán a menudo y el dolor regresará.

Epicondilitis

También llamada “codo de tenista”. Se trata de una de las lesiones frecuentes en pádel o tenis. Provoca un dolor en la cara externa del codo fruto de la inflamación y sobrecarga de los tendones del codo y de los esfuerzos repetitivos en la musculatura del antebrazo.

La realización de una mala técnica al jugar puede ser la causante y, sin duda, el dolor irradia hacia la muñeca y el antebrazo.

Esguinces

Los esguinces de tobillo y rodilla suelen ser recurrentes al jugar al pádel. Ello se debe a los cambios rotundos de ritmo y dirección que pueden generar torceduras. Son usuales por un mal giro, un mal apoyo o un movimiento extraño. Pueden generar una elongación, un desgarro parcial o total de los ligamentos.

Lumbalgia

La zona de la espalda se mueve a partir de todos los rebotes, la búsqueda de la pelota y los cambios de dirección. Se pone en tensión toda la musculatura de la zona lumbo-pélvica y puede verse afectada con lumbalgias.

Lesiones de gemelos

Cualquier carrera o arrancada inesperada que realice el jugador al jugar puede generar una contracción brusca de los gemelos y una lesión muscular inesperada. La rotura total o parcial se produce por la sobreexigencia o sobrecarga del músculo. El dolor o hematoma serán las principales consecuencias y tratarlo resulta imprescindible.

Fractura de escafoides

El escafoides es un hueso de la muñeca muy pequeño. Soporta microtraumatismos constantes entre quienes juegan pádel. La forma en que podrás darte cuenta que es una fractura es a través del dolor al apoyar o estirar la muñeca.

Estas son algunas de las lesiones frecuentes en pádel que pueden tener implicancias graves si no se rehabilita correctamente. A su vez, es importante trabajar en la preparación de los músculos antes y después de cada deporte. Esto es con un calentamiento previo y estiramiento posterior.

Sigue nuestro blog de Vivendi para estar al tanto de todo lo que rodea al mundo de los deportistas y de la mejor manera de lograr que vuelvan a sentirse bien.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.